sábado, 21 de abril de 2012

La otra cara de la moneda

 Hace unos días (y sí,me doy cuenta de que casi todas mis entradas empiezan por una H xD) escribí sobre la frustración de estar en prácticas y darme cuenta de lo que no sé y cuánto me queda por aprender.Este no es un blog destinado al pataleo exclusivamente (que soy quejica pero no tanto) así que quiero dedicarle unas líneas a la parte buena de estar en un ámbito exigente y competitivo: progresas o abandonas.Y yo estoy progresando.
 Ayer pasamos planta de 9 a 15h y cuando llegó el final de la jornada apenas me di cuenta porque estaba tan felizmente ocupada haciendo las cosas con fluidez,coherencia y sobre todo,con ganas;que no tenía ganas de volver a casa.Han pasado dos semanas desde que empecé las prácticas de Medicina Interna y aunque al principio fue frustrante notar cuántas carencias tengo,es muy estimulante llegar al viernes y hacer una historia sin ningún fallo señalado,una valoración firmada por el profesor sin comentarios negativos,e ir de habitación en habitación con una sonrisa para cada paciente (y cada uno tiene su nombre que por favor aunque os cueste compañeros,tratad de aprendéroslos:son personas,no camas) y buenas noticias..."Señor B. su infección de rodilla está remitiendo con los antibióticos,pronto podrá irse a casa","Señora M. su madre está mucho mejor,la proteína C reactiva está a la mitad que ayer,es una buena noticia";o a veces malas: "Señora G. su madre tiene una insuficiencia cardiaca muy grave y la intervención quirúrgica tenía una serie de riesgos que hay que asumir.Uno de ellos era que su enfermedad empeorase y eso es lo que está pasando,pero estamos haciendo todo lo posible".
 Es gratificante notar cómo poco a poco vas haciendo las cosas mejor,no sientes que vas a ir matando a pobres seres indefensos sino que igual hasta aciertas con un diagnóstico y su tratamiento.Y cuando pacientes como la señora M.R.G. te dicen que te echarán de menos el fin de semana y te piden un beso,sabes que estás en el camino de una de las mejores profesiones posibles.Porque aunque sea duro,le eches muchas horas,lágrimas,frustaciones y veas a mucha gente morir;ser médico también es irse con sensaciones como esta a casa.Y yo voy a ser médico :_)

viernes, 20 de abril de 2012

A vosotros,más que a nada

Hay muchas cosas que durante la carrera tienes que dejar un poco (o mucho) de lado porque tienes que estudiar.Si tienes una pareja que no está estudiando algo que requiera muchas horas,puede sentirse abandonada e incomprendida (porque además es sabido que cuando alguien entra en Medicina pierde su alma y se convierte en un pseudo sectario);si tienes amigos muchas veces con mucha penita tendrás que decir que no a ese plan de cervecitas,playa o pelis que tanto te apetece,y eventualmente puede que te dejen de llamar para quedar porque ya saben que tu respuesta es un "lo siento,pero es que tengo que estudiar...".
Pero en mi caso,yo no echo de menos a una pareja que no tengo,ni tampoco a unos amigos que por suerte,en su mayor parte son compañeros de hospital (y los que no por lo menos puedo escribirles de vez en cuando).Lo que yo echo en falta más que a nada es a mis compañeros de prácticamente toda la vida,esos con los que compartí miles de horas,noches sin dormir por la emoción,lágrimas,risas y nervios porque me contaban una historia que continuaría en otra ocasión.Sí,estoy hablando de mis novelas: mis libros.
Leer ha sido junto con la pintura y el canto el pasatiempo de mi vida,siempre me han regalado libros,tengo tantos en mi casa que apenas sé dónde guardarlos ya.Y siempre quiero más.Pero de un tiempo a esta parte,no tengo apenas tiempo para ellos,ni tampoco dinero;y últimamente han salido al mercado libros a los que les tengo más ganas que a un helado de kiwi: El nombre del viento,El temor de un hombre sabio,A dance with dragons,Pantano de sangre y como cuatrocientos más.Tengo muchísimas ganas de volver a dejar correr el día con un buen libro en la mano,una botella de té y muchas ganas de dibujar lo que he soñado.

lunes, 16 de abril de 2012

Desánimo

Hoy tengo una enorme sensación de derrota en el cuerpo y aún así por cabezonería,orgullo y amor propio,me pongo a estudiar.Estoy rotando por las prácticas de interna y es jodidamente duro estar con un profesor que te exige que te acuerdes de todo,que cada vez que haces una historia o una evaluación señale lo que hay mal y nunca reconozca lo que haces bien (simplemente lo pasa por alto,se supone que es lo que debes hacer).
No es una persona antipática,nos hace trabajar muchísimo y siempre nos está explicando cosas y mandándonos materia que estudiar.Eso es estupendo,me ayuda a ponerme las pilas,a querer ser mejor y darme cuenta de todas las cosas que no sé o se me han ido olvidando.Pero por otro lado es deprimente notar hasta qué punto se te olvidan las cosas que has visto en la carrera por la falta de uso y la forma en la que pasan de nosotros en el resto de los servicios;porque entonces llegas a 6º,te topas con alguien exigente y comprometido con tu formación y te sientes muy poco preparada.Eso a estas alturas desanima mucho.
Pero seguiré estudiando para que cada vez haya menos cosas que no sepa.